DSpace Repository

Proyecto hotel Emuná en Texcoco de Mora, Edo. Mex.

Show simple item record

dc.contributor.author Balderas Martínez, Gabriela del Carmen
dc.contributor.author Carmona Juárez, Melchor Jaime
dc.contributor.author Espejel Sánchez, Flor María
dc.contributor.author Morales Andrade, Omar
dc.contributor.author Vega Rodríguez, Mariel
dc.contributor.author Ruiz Pellón, Stephanie
dc.date.accessioned 2019-11-25T15:57:16Z
dc.date.available 2019-11-25T15:57:16Z
dc.date.created 2019-09-25
dc.date.issued 2019-11-06
dc.identifier.citation Balderas Martínez, G. C., Carmona Juárez, M. J., Espejel Sánchez, F.M., Morales Andrade, O., Vega Rodríguez, M. y Ruiz Pellón, S. (2019). Proyecto hotel Emuná en Texcoco de Mora, Edo. Mex. (Ingeniería en Arquitectura). Instituto Politécnico Nacional, Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura, Unidad Tecamachalco, México. es
dc.identifier.uri http://tesis.ipn.mx/handle/123456789/27536
dc.description Tesis (Ingeniería en Arquitectura), Instituto Politécnico Nacional, ESIA, Unidad Tecamachalco, 2019, 1 archivo PDF, (311 páginas). tesis.ipn.mx es
dc.description.abstract RESUMEN:La escuela de la Bauhaus fue una escuela de arte alemana que este 2019 cumple 100 años. Esta escuela operó desde 1919 hasta 1933 que combinaba artesanía y bellas artes, y era famosa por el enfoque de diseño que publicitaba. La Bauhaus fue fundada por Walter Gropius en Weimar, Alemania. El término alemán Bauhaus, literalmente “casa de construcción”, se entendió como “Escuela de construcción”, pero a pesar de su nombre y del hecho de que su fundador era un arquitecto, la Bauhaus no tenía un departamento de arquitectura durante sus primeros años de existencia. Su intención fue, más bien, crear una obra de arte en la que todas las artes, incluida la arquitectura, se unirían. Desde su fundación en 1919 en Weimar, la Bauhaus quiso formar estudiantes que contribuyeran al mejoramiento de la sociedad mediante la revolución del diseño y la arquitectura. Basándose en ideas tan simples como “menos es más” y generando nuevas formas de ver y hacer a través de la interdisciplina, reunió un caleidoscopio de personalidades que una a una la engrandecieron. Dio paso a un sinnúmero de pedagogías, producciones y enseñanzas sobre el arte, la arquitectura y el diseño que siguen repercutiendo en nuestra manera de aprender y ver estas disciplinas. Una de las premisas más importantes de la escuela fue la combinación de lo lúdico con el trabajo y la vida cotidiana. Gracias a esta ecuación, la formación de los artistas, diseñadores y arquitectos era integral: en la escuela se hacía ejercicio, se podía ser parte de los ejercicios de teatro, aprender fotografía e incluso participar en la imprenta. Las enseñanzas de la Bauhaus y las diásporas de exiliados que participaron en ella en sus tres diferentes sedes —Weimar, Dessau y Berlín— enriquecieron internacionalmente las disciplinas artísticas. Durante su periodo como director de la Bauhaus, Hannes Meyer alentó la relación entre la teoría y la práctica del diseño. “Las enseñanzas que se impartían [entre 1928 y 1930] reflejaban de forma cada vez más clara un concepto funcional y biológico de la arquitectura”. El estilo Bauhaus, también conocido como Estilo Internacional, se caracterizó por la ausencia de ornamentación y por la armonía entre la función de un objeto o un edificio y su diseño. La influencia más importante fue el modernismo, un movimiento cultural cuyos orígenes se remontan a la década de 1880, a sus formas simplificadas, la racionalidad y la funcionalidad, y la idea de que la producción en masa era compatible con el espíritu artístico individual. Así pues, la Bauhaus tuvo gran impacto en la arquitectura, en la simplificación de formas y en la funcionalidad; la ausencia de ornamento, geometría y el empleo de materiales básicos, como concreto, vidrio y acero, en tonos neutros y acabados naturales. Después de Alemania, Tel Aviv, Israel, es la urbe con más arquitectura Bauhaus del mundo, en donde estaca el emblemático edificio de la escuela Bauhaus de la ciudad de Dessau. En agosto de 1938, después de varios años de haber sido forzado a dejar la Bauhaus por la llegada del nazismo y una oleada anticomunista en Europa, Meyer visitó México por el consejo del jurista, profesor universitario y activista de izquierda Alfons Goldschmidt de asistir a la XVI Conferencia Internacional sobre Planificación y Vivienda “con el fin de explorar la posibilidad de emigrar a un país políticamente mejor para él”. Según la historiadora de la arquitectura Raquel Franklin probablemente fuera durante ese viaje que Meyer conociera a Vicente Lombardo Toledano, la Liga Pro-Cultura Alemana y al Taller de Gráfica Popular. Gracias a esos contactos el arquitecto llegó al país para dirigir el primer programa de planificación urbana en el Instituto Politécnico Nacional en 1939 y su esposa trabajó como profesora en la Secretaría de Educación Pública (SEP). La estancia de la pareja en México duraría una década y estaría dedicada a una labor artística estrechamente ligada a sus convicciones políticas y sociales de izquierda enriquecida a su vez por la producción cultural que emanaba del país que los había acogido. En la Ciudad de México, se puede apreciar arquitectura funcionalista Bauhaus en la colonia Roma-Condesa y en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, construida en 1931 por el arquitecto Juan O’Gorman, como una de las primeras edificaciones de este tipo en Latinoamérica. es
dc.language.iso es es
dc.subject Arquitectura de interiores es
dc.subject Escuela de construcción es
dc.title Proyecto hotel Emuná en Texcoco de Mora, Edo. Mex. es
dc.contributor.advisor Yañez Albarrán, Enrique


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Search DSpace


Browse

My Account